• 17/05/2018
Esta semana se celebra en Argentina la Semana del Parto Respetado, y el Instituto Provincial de Salud de Salta quiere compartir con sus afiliadas información acerca de los derechos de la mujer y su familia en el momento de dar a luz. Todos estos derechos se encuentran contemplados en la ley nacional 25.929 de Parto Humanizado.
En la Semana del Parto Respetado, informarse es clave

El parto respetado es aquel capaz de garantizar un nacimiento digno. Este tipo de alumbramiento humano, cálido y afectuoso implica más que un buen trato para la futura madre. Implica un procedimiento profesional que respete los cuerpos de las mujeres, sus tiempos y a sus hijos recién nacidos. Algunos consejos para lograrlo son:

* Confía en tu cuerpo y en tu natural capacidad de parir. El parto es un acto fisiológico, natural e instintivo que toda embarazada puede emprender sin temor.

* Mejor estar informada. Es importante conocer las fases del parto, las técnicas para aplicar en cada momento y qué intervenciones son innecesarias y podés exigir que no se te realicen. Descubre técnicas para relajarte y calmar la angustia y ansiedad de ese instante. En el Centro de Vida Sana del IPS, en Adolfo Güemes 680, se dictan talleres destinados a embarazadas donde te ayudamos a preparar el parto.

* Conoce tus derechos y hacelos valer. Recordá que tenés la libertad de elegir cómo y con quién parir. Todos tus derechos están previstos en la ley de Parto Humanizado.

* Vos tenés la posibilidad de decidir. Vos sabés qué es lo mejor para vos y tu hijo. Elegí al profesional que más te inspire confianza por su experiencia, profesionalismo y vocación. De la misma manera, podés elegir el centro de atención que consideres más adecuado para traer una nueva vida a este mundo. Y estando informada también podés decidir qué intervenciones se pueden hacer y cuales no.

* No dudes en expresar lo que te pase. En cada una de las consultas a los profesionales, sacate todas tus dudas. No tengas miedo ni vergüenza, es su deber como especialistas responderlas. Incluso, luego del parto, tenés la libertad de agradecer o denunciar los procedimientos implementados.

* Elegí tu mejor compañero. Lo mejor es que se trate de una persona idónea, que transmita calma y seguridad. Algunas madres suelen elegir a sus maridos o parejas. Otras, simplemente piden por la presencia de sus madres o abuelas.